domingo, 14 de febrero de 2016

SON LAS FOTOGRAFIAS DE MIS VIAJES. Santa Hripsimé. Armenia

Si hay alguna obra maestra de la arquitectura armenia, sin lugar a dudas, es la Iglesia de Santa Hripsimé. Además de su belleza arquitectónica tiene la particularidad de ser uno de los lugares más sagrados para la Iglesia Apostólica Armenia.
Si habéis leido alguno de los otros post que he dedicado a Armenia, conoceréis mi debilidad por ese país. Creo que es un lugar en el que la orografía y la historia han marcado el carácter de sus habitantes, haciéndolos únicos. Pueblo aferrado a su idiosincrasia tiene como pilares dos elementos fundamentales: su patria y su religión. 
El concepto de patria lo tienen tan arraigado que, incluso después de la diáspora que diseminó a millones de armenios por el mundo, siguen considerando a su tierra como el núcleo central de sus vidas en el que todos quieren terminar sus días.
La religión es otro de los factores determinantes. Para ellos la Iglesia Apostólica Armenia es un patrimonio indisoluble a su condición. Creo que tendré que dedicar otro post para explicaros la importancia del cristianismo en esa zona.
Pero volvamos a Santa Hripsimé. Hablar de ella nos lleva a recordar su historia. En la época de Diocleciano los cristianos sufrían intensas persecuciones. Un grupo de mujeres cristianas, lo que ahora podríamos llamar monjas, huyeron de esas persecuciones buscando refugio en Armenia, por aquel entonces bajo el dominio del Rey Tiríades III. Diocleciano, ofendido por esa huída, mandó una carta al monarca en la que le decía: "Ellas son 37. Su líder es Gayané, pero la más bella de entre ellas es Hripsimé. Puedes casarte con ella". 
Al ver la belleza de Hripsimé, el rey decidió desposarla, pero ella le rechazó por tratarse de un rey pagano. Esto enfureció al monarca que la hizo torturar hasta la muerte junto a todas sus amigas. 
La iglesia de Santa Hripsimé fue construida en su honor alrededor del año 618 por parte del Catholicós Comitás como uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura armenia, en consonancia con la belleza exterior e interior de la Santa, cuyos restos se hallan en un sepulcro en la cripta de la iglesia bajo el altar principal.
En esta iglesia tuve una de las experiencias espirituales más impactantes de mi vida. Nuestros amigos armenios, Edgar y Arman, nos regalaron el Jachkar (cruz armenia) que veis en la fotografía.  Tuvimos la suerte de que nos fuera bendecida en una ceremonia íntima en la sacristía de la iglesia y poder depositarla posteriormente sobre la tumba de la Santa. La cripta es apenas una oquedad rupestre a la que se accede por unas toscas escaleras, pero en su interior hay una paz inusual, una paz que te cubre la piel y penetra en toda tu persona. Un olor intenso a flores se percibe desde el momento en que cruzas el umbral, en el que solamente está el sepulcro de la santa, una pequeña hornacina con un ramo de flores frescas y una vela encendida. 

16 comentarios:

  1. Hola Elisenda, gracias por traernos estos detalles que para muchos estarán olvidados, por compartir esos momento íntimos en el que el espíritu se conmueve. La sencillez de un lugar, el mejor sitio para que más, un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar en el que los habitantes de Yerevan realizan sus celebraciones religiosas: bodas, bautizos, comuniones... Un lugar de referencia para ellos. Y se siente mucho en la forma cómo hablan y sienten esa iglesia.

      Eliminar
  2. Un post increíblemente hermoso, por la imagen, por la historia de este país tan peculiar y profundo y sobre todo por esa experiencia espiritual que no todo el mundo tiene la suerte de experimentar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo vino precedido ya por el detalle magnífico de regalarnos esa cruz, con la inicial de nuestro hijo, hecha a mano por un artesano y expresamente para nosotros. Son gente genial, Teresa. Me dejé un trozo de corazón en ese país. Gracias por acompañarme en mis viajes. Un beso y feliz domingo.

      Eliminar
  3. Qué bonita experiencia. Cuando en un viaje además de aprender y conocer cosas de los lugares que se visitan se experimentan sensaciones como las que tú viviste al visitar esa iglesia el recuerdo es imborrable.
    Gracias por compartir. Qué envidia me das.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando viajamos intentamos que el país nos empape el alma, que todo lo que veamos sea un recuerdo para siempre y que la gente que conozcamos se quede en nuestras vidas de forma perenne. No vale con ir de turista, somos personas a las que les gusta dejar una parte del corazón en cada lugar y tener una excusa para volver. Un beso, guapísima.

      Eliminar
  4. ¿Por qué será que todos los santos tienen que haber pasado por todo este tipo de aberraciones cometidas por seres humanos? Me parece bello el lugar, bella la historia de su trasfondo y bella la experiencia que vivisteis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no seas creyente tienes una experiencia mística muy intensa. Es un lugar que inspira. Gracias guapísima. Un beso.

      Eliminar
  5. Una historia maravillosa, Eli! Muy emocionante!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Feli. Ya sabes cuánto valoro que viajes conmigo y tenerte tan cerca. Un beso, princesa.

      Eliminar
  6. Lo describes de una manera que, si cierro los ojos, puedo imaginar a mi alrededor incluso el olor a flores. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu comentario. Es un halago para mí. Un beso, guapísima.

      Eliminar
  7. Poco a poco va calando en mí el deseo de visitar este país que te ha enamorado sin apenas darte cuenta. Fantástico post, Elisenda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin dudarlo. Es un país que te cautivará.
      Besos.

      Eliminar
  8. Gracias por hacernos partícipes no solo de tus viajes, sino también de tus propias experiencias personales. La cruz es muy original y la historia que nos has contado, realmente emocionante. No conozco Armenia pero sin duda valdría la pena.

    Un beso grande, Elisenda!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los paises en los que he dejado una parte de mi corazón, sin duda. Es maravilloso. Las personas estupendas y el patrimonio cultural espectacular. Un beso, Julia.
      Gracias como siempre por viajar conmigo.

      Eliminar

Si quieres dejar tus comentarios, sentimientos o críticas serán bien recibidos.